Implementar y potenciar el ERP este 2021, debe ser la gran inversión y visión de las empresas inteligentes este año.

Seamos claros. Las empresas deben tener la certeza de que ganar velocidad y agilidad para obtener mejores resultados, es más sencillo si implementan un software ERP. Más aún, cuando las aplicaciones en la nube tienen costos cada vez más reducidos y la interacción entre la nube y el ERP es una simbiosis perfecta, por lo tanto debes potenciar tu ERP este 2021.

Los sistemas legados (On Premise) no se integran adecuadamente a la nube y son más costosos, en cuanto a su operación de TI. Los software ERP habilitados para la nube, llegaron para cambiar aquel modelo, pudiendo ser adaptado a las necesidades de cada compañía.

El ERP ha madurado. Hoy en día es capaz de dinamizar prácticamente todas las funciones de una empresa. Desde operaciones comerciales, contabilidad, recursos humanos, fabricación, marketing, comercio electrónico, entre muchas otras. El ERP, además, integra y comparte los datos con todos los empleados, dando acceso a información crítica para tomar mejores decisiones.

1-. Tu ERP debe estar en la nube este 2021

Se espera un crecimiento de ERP en la nube de US$ 101.1 mil millones para 2025, según Markets and Markets, impulsado por la creciente demanda de aplicaciones basadas en el cloud. La oportunidad para grandes empresas, así como medianas y Pymes, de optimizar su producción, está frente a sus narices. Ahora es el tiempo de potenciar tu ERP este 2021.

 

Gracias al ERP en la nube, las compañías ya no se ocupan por el costoso mantenimiento o las actualizaciones, pueden, por ejemplo, utilizar solo los módulos que necesitan, lo que entrega más control y personalización sobre sus presupuestos, logrando potenciar el ERP este 2021.

Las limitaciones de los sistemas On Premise se hicieron evidentes con la pandemia, la cual obliga a operar de forma remota, considerando que las soluciones locales fueron insuficientes y obsoletas. Las pérdidas monetarias, para aquellas empresas que operaban de esta manera, han sido cuantiosas.

2-. Aplicaciones móviles: trabajo remoto

La nube es sinónimo de movilidad, trabajo remoto. Es por ello que el ERP en la nube está habilitado para operar desde dispositivos móviles, brindando a los usuarios acceso a todas las operaciones y datos críticos desde cualquier lugar y en cualquier momento, pudiendo tener mayor rapidez, mejor flujo de trabajo y mayor eficiencia.

Además del acceso a los datos sobre la marcha, el enfoque móvil del ERP en la nube entrega la capacidad para realizar operaciones comerciales y productivas de forma remota. Acciones y tareas de back-end como de front-end, están disponibles en dispositivos móviles como tabletas y smartphones.

Como una gran mayoría de las empresas adoptaron el trabajo remoto durante la pandemia, gerentes y colaboradores, pueden acceder fácilmente a toda la plataforma, a través de sus dispositivos móviles, generando mayor agilidad en la toma de decisiones, gracias a estas nuevas funcionalidades que llevan a potenciar tu ERP este 2021.

3-. Integración con otras tecnologías: Inteligencia Artificial y más

Conocidos también como iERP, los sistemas potenciados con tecnologías inteligentes y disruptivas (AI, VR/AR, Machine Learnig, Computación Cuántica, IIoT, entre otras), proporciona a las empresas una ventaja significativa: mayor capacidad, velocidad y asertividad en el procesamiento de datos. Transformar los múltiples datos que entrega el ERP, en respuestas y predicciones inteligentes es una ventaja invaluable.

La IA ya entró a los software ERP. En el pasado era algo complejo adaptar los sistemas para obtener los beneficios de la automatización y la inteligencia. Sin embargo, hoy en día es cada vez más común que las soluciones ERP tengan tales funcionalidades integradas.

Atención a esto: 15% de los ejecutivos creen que la IA es un factor determinante para el éxito de las empresas (UST SmartOps, 2020). Por lo tanto, ante la gran demanda por potenciar el ERP, las compañías no deben tener temor a insertar IA a sus operaciones, a través del ERP.

El ERP impulsado por IA optimiza los flujos de trabajo y minimiza los errores relacionados con el procesamiento de datos, y, por lo tanto, de la toma de decisiones. Es tiempo de potenciar tu ERP este 2021.
 
 
 

4-. Automatización e integración con IoT

35 mil millones de dispositivos IoT serán instalados este 2021 en todo el mundo, y más de 75 mil millones para 2025, según Fintech News. Por ello, las empresas necesitan que su ERP pueda interactuar con esta red de sensores, lo que maximizará completamente las operaciones y automatización de la compañía.

Gracias a la conversación entre el ERP e IoT, las empresas podrán recopilar, analizar y procesar una gran cantidad de información a través de sensores. Esto se traduce en obtener datos en tiempo real sobre el rendimiento de una maquinaria (por ejemplo) o una supervisión más cercana del proceso de producción. Esto entrega una operación más rápida y automatizada.

ERP e IoT combinados, abren una gran cantidad de posibilidades que solo trae beneficios. El IoT ofrece una conectividad fluida, a través de cada sensor sobre una red, sin la necesidad de intervención humana, lo que agiliza las operaciones automatizadas y sin fallas.

5-. Flexibilidad: ERP personalizado

Hoy en día, los software ERP poseen una interfaz de usuario más extensa y amigable, pensadas en el consumidor, flexibles y accesibles. Por otro lado, las herramientas son más sencillas de operar, no solo para programadores o especialistas en TI, sino que también para cualquier colaborador. Esto es ya una realidad.

Se logra así, contar con sistemas customizados para una compañía, que están personalizados para soportar los requisitos únicos que dicha empresa posee. Siempre teniendo en cuenta el proceso de implementación, para que la velocidad de esta sea coherente con la compañía, para que no tener problemas con la flexibilidad del proceso.

Esta personalización va de la mano con un crecimiento explosivo de IA e IoT, así como de otras tecnologías. Esto se debe a que dicha personalización es la forma en que los componentes del ERP pueden integrarse sin problemas con estas tecnologías.