Desde la fabricación o abastecimiento, pasando por finanzas, logística, regulaciones o detección de fraude. Dynamics 365 es una tecnología totalmente customizable, puesto que permite configurar múltiples variables y módulos con anterioridad. Las compañías que operan bajo la tecnología de Microsoft Dynamics 365, tienen en sus manos, en tiempo real y en la nube, todo el proceso de principio a fin. El resultado: una óptima gestión empresarial que solo redunda en beneficios.

La sofisticación de Dynamics 365 no ha ocurrido de un día para otro. A medida que las soluciones ERP maduraron estos diez últimos años, llevó a estos software mucho más allá de sus objetivos originales: ordenar la gestión de una compañía.

Hoy en día, sus funcionalidades han generado un cambio radical, más allá de los recursos o la planificación de la empresa, sino hacia un ecosistema que derivó en la integración, automatización e inteligencia basado en datos y predicciones. Este ecosistema abarca no solo a clientes y proveedores, sino también a socios, competidores y otros stakeholders.

La necesidad de conocer a fondo la compañía

Existe una realidad que no pocos experimentan. Compañías que acumulan años de pérdidas, pero fabrican porque es una empresa familiar o porque lo vienen haciendo hace muchos años; pero no tienen la capacidad de llegar a conclusiones sobre si realmente les está yendo bien en cuanto a costos. Este es un problema grave.

Por ejemplo, en lo que respecta a fabricación, Dynamics 365 no opera solo, es un todo que conversa con otros módulos dentro del sistema, como pueden ser el módulo de materias primas, o saber si ya salió el producto terminado, el inventario, gestión de costos, contabilidad, marketing, proyectos y más. Todo esto permite contar con una integridad dentro del sistema. Los módulos entre sí no se descuadran, la información está integrada y entrega alertas. Esto permite estar tranquilo, porque no es necesario estar pendiente de otras o todas las funcionalidades del sistema

No se trata de fabricar por fabricar.

Dynamics Alimentos AlfaPeople

Es por ello que la importancia de medir, almacenar y analizar datos, se ha vuelto una necesidad para las empresas. No se debe subestimar a los datos en la era digital.

Más aún, cuando estos provienen cada vez más desde múltiples aplicaciones, fuentes, servicios y dispositivos. La necesidad de crear, administrar y comprender los datos es primordial para Dynamics 365. Y no olvidar que la nube es su gran aliado.

Todo debe ir de la mano con una óptima administración y análisis de la data, para poder contar con un enfoque centrado en mejorar resultados, ayudando a centrarse en la planificación estratégica, identificando riesgos u otras acciones claves para el futuro del negocio.

Dynamics 365 y la Nube: simbiosis perfecta

Está demostrado y la pandemia lo ha dejado más que claro: si una compañía tiene en la actualidad sus sistemas On Premise, dentro de la oficina, comparado con las tecnologías en la Nube, y aún así les resulta más barato el On premise, es porque no están calculando bien. Están errados y perdiendo dinero.

Estas compañías no están considerando las horas hombre de especialistas que se dedican a la operación de TI, no se está considerando que el área de informática desaparece y se convierte en una nueva área, donde ya no existen tantos ingenieros informáticos. Quizás, hay uno, pero el resto son ingenieros industriales, porque ya estamos hablando de Transformación Digital, de automatización de procesos.

En la actualidad, los servicios en la nube cada vez son más baratos, mientras que cada vez se complementan más, y cada vez es más amplia la gama de servicios y su cobertura.

Por el contrario, los servicios On Premise cada vez son más caros y más limitados. Por lo tanto, mientras más tiempo una empresa demore en ejecutar el proceso de migración a la nube, más grande va a ser la brecha que va a tener que sortear. Y esta situación tiene un costo muy alto, tanto económico como de crecimiento futuro.

En este ecosistema, existe un porcentaje de compañías que son early adopters y que utilizan toda la tecnología que pueden lo más rápido posible, de tal manera de ser los primeros en beneficiarse de lo que la tecnología les pueda entregar.

Otros esperan y observan a los líderes para analizar qué es lo que implementan y les van copiando sus mejores prácticas. Y siempre existe un sustrato base de compañías que se niegan a la transformación en donde sus líderes no se subieron al mundo de la tecnología, consideran que la tecnología es un gasto y no una inversión.

Estas últimas empresas están desapareciendo…