Uno de los procesos vitales para el desarrollo y crecimiento de la industria alimentaria es la gestión de almacenes. Esta fase integra la logística de las empresas, contribuyendo con el manejo eficiente y competitivo de insumos y productos.

Por tal motivo, la gestión de almacenes y logística es un proceso complejo y crítico para la industria alimentaria.

Su impacto es notable en la producción, los stocks, el almacenaje y el transporte, ya que debe responder con agilidad y flexibilidad para satisfacer la demanda del mercado.

Debido a las exigencias de la ‘nueva normalidad’, el sector de alimentos ha enfrentado importantes cambios. Por ejemplo, con las ventas online y el delivery, las empresas han reinventado sus procesos operativos y estratégicos.

Además, se adaptaron a la personalización de productos, los controles virtuales de producción, la automatización y la robotización.

¿En qué consiste el proceso de gestión de almacenes?

La gestión de almacenes se refiere al proceso logístico que lleva a cabo la recepción, el almacenamiento y el movimiento de cualquier material dentro de un almacén.

Por tanto, interviene en toda la cadena de suministro; desde el despacho hasta el consumo. Entre las ventajas de garantizar una eficiente gestión de almacenes se encuentra el ganar rentabilidad y cumplir con el rendimiento.

A su vez, esto facilita el proceso comercial y el suministro continuo y oportuno de materiales y medios de producción.

Como piezas claves e innovadoras de este proceso destacan la fiabilidad, la trazabilidad, los tiempos de entrega y la maximización del volumen disponible.

Así como la automatización de etiquetas de productos alimenticios y la minimización de operaciones de manipulación y traslado.

En Latinoamérica existen centros que destacan por su desempeño logísticos, que valen la pena mencionar:

· Panamá y Chile ocupan los puestos 40 y 46 del ranking; seguidos por México, Brasil y Uruguay como naciones fuertes en el rubro.

· También lideran el top 10 los siguientes países: Argentina, Ecuador, El Salvador, Costa Rica y Colombia.

Y, según el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), algunas de las innovaciones que se han implementado para obtener una gestión de almacenes eficiente son las siguientes:

· Digitalización del proceso de logística, a través de Sistemas de Gestión de Almacenes (WMS).

· Blockchain.

· Internet de las cosas (IoT).

· Inteligencia artificial (IA).

· Automatización y computación en la nube.

· Robotización.

· Promoción de sostenibilidad.

Importancia de la gestión de almacenes para la industria alimentaria

La reducción de tiempos y costos operativos es una de las razones para invertir en gestión de almacenes.

Darle prioridad al área logística y supervisar dos etapas claves del flujo de producción, abastecimiento y distribución, permite optimizar este proceso.

Además, las empresas que desean mejorar su competitividad deben potenciar su gestión de almacenes.

Organizar y controlar las operaciones y los flujos de mercancías del almacén, cumpliendo procedimientos establecidos y normativa vigente, es básico para mejorar la productividad.

Por eso, te hablaremos de las ventajas de incluir la gestión de almacenes en tu cadena de suministro, para alcanzar la eficiencia y competitividad:

· Digitalización de procesos.

· Mejora de la calidad del producto.

· Obtención de información en tiempo real.

· Toma de decisiones de manera simultánea y virtual.

· Extensión de la vida útil de los alimentos.

· Gestión eficiente de tareas administrativas.

· Mejora de costos, tiempos, rapidez y gestión de riesgos.

· Aumento de la satisfacción del cliente.

· Desempeño logístico y competitividad.

· Operatividad 24/7 y sin interrupción.

· Mayor densidad de almacenamiento.

· Mejoras en diversos tipos de inventarios.

· Disminución de errores en procesos, incluyendo la contaminación cruzada.

Etapas de la gestión de almacenes

Para mejorar la gestión de almacenes y obtener un desempeño logístico, es necesario que las empresas tengan una visión sistemática.

Esta debe apuntar a fortalecer tres factores claves: infraestructura, servicios e instituciones. Asimismo, se deben cumplir las etapas claves para el proceso de logística, planificación, dirección y control.

Descubre en qué consiste cada una y cómo mejora el funcionamiento de esta área tan importante:

Planificación y organización

Los planes estratégicos y operativos se ponen en marcha en esta primera etapa. En ella se realizan actividades relacionadas con:

· El diseño de la red de distribución y almacenamiento.

· La ubicación, el tamaño y los modelos de organización de los almacenes.

· El diseño y layout de los mismos.

Dirección y administración

La etapa de dirección contempla la recepción, el almacenamiento y el movimiento de los materiales que se encuentran en el almacén. Todo esto generará:

· Una reducción en tareas administrativas.

· Mejoras del proceso logístico.

· Un aumento de la calidad del producto y la satisfacción del cliente.

Control de gestión

Durante la fase de control, se estiman y gestionan los gastos y la información relacionada con todos los procesos previstos en la etapa de dirección y administración.

Por ende, es indispensable para conseguir un óptimo funcionamiento interno. Como ves, la gestión de almacenes constituye un proceso de vital importancia para las empresas.

Por eso, la flexibilidad en la producción, integración entre distintas áreas y transformación digital es la base de la industria 4.0.

Sin embargo, esta conexión no funciona sin un sólido engranaje que controle los flujos de materiales y la información de cada producto.

Por tal motivo, contemplar procesos claves como la gestión de almacenes es fundamental para el desarrollo de las economías modernas.

Darle prioridad a este proceso operativo, e invertir en mejoras logísticas, es un desafío que seguirá impactando a la industria alimentaria.