En setiembre del 2015 retomé un camino que había dejado inconcluso en AlfaPeople al regresar a laborar como preventa de CRM.

Los motivos que me hicieron regresar fueron varios: extrañaba el buen ambiente laboral que AlfaPeople siempre me brindó y estaba en busca de un horizonte donde crecer constantemente y mantenerme actualizada tecnológicamente. ¡Cuando se me presentó la oportunidad de volver no lo pensé dos veces!

Inicié con la misma ilusión que trae un nuevo reto, con la gran ventaja que era como volver a casa. Muchos de los compañeros que había dejado anteriormente seguían ahí, por lo que no me sentí ajena ni extraña. Fui recibida de regreso con mucho cariño.

Se me capacitó con todas las herramientas necesarias para poder dar lo mejor de mí y el conocimiento y experiencia de los compañeros a cargo de mi inducción hicieron que me sintiera motivada y que reforzara el sentimiento de que día a día vale la pena superarse. El reto era grande, ya que en el área al que fui contratada es muy dinámica, llena de cambios constantes, y con una filosofía muy diferente a la de un ERP.

Podría clasificar mi inducción como exitosa y dinámica: Exitosa pues ya conocía las bases del producto y dinámica porque empecé a acompañar a los compañeros de ventas en las citas con clientes. Me llamó mucho la atención que, en estas visitas, el vendedor conceptualizaba la herramienta de una forma en la que podía visualizar la solución solamente con algunas preguntas estratégicas. Esa habilidad de captar la atención del cliente, enamorarlo con los beneficios del producto, de ser elocuente con los requerimientos y balancearlos junto con un presupuesto, es el reto que desde el inicio noté que debía lograr para llegar a un buen cierre.

Continué mi proceso progresivamente y me sentí con mayor seguridad; así fui tomando control de los procesos relacionados con mi puesto como preventa. Día a día fui poniendo en práctica el conocimiento adquirido a través de un proceso controlado de análisis y recibiendo el apoyo necesario para ir poco a poco convirtiéndome en un baluarte de los valores de AlfaPeople.

Mi carrera en AlfaPeople

Mi labor es importante en el proceso de la negociación, ya que debo mostrar técnicamente al prospecto o cliente que nuestro producto cumple con sus necesidades y expectativas. Esto hace necesario que mi proceso de capacitación sea continuo, que constantemente deba estar informándome sobre las tendencias del mercado y mejorando las técnicas para aplicar ese conocimiento para así facilitar los procesos de decisión del cliente, haciéndonos siempre su mejor alternativa.

La aplicación de las buenas prácticas, una buena metodología de implementación y la experiencia en la variedad de proyectos, nos respaldan en AlfaPeople para brindar soluciones de alto nivel y ha sido un factor clave y diferenciador sobre la competencia. Como profesional, ver como toda la experiencia, reconocimiento y solidez abren las puertas en el mercado, ha sido un aporte muy importante a mi currículum.

Continúo creciendo y aprendiendo, de la mano de uno de los mejores empleadores que he tenido. Gracias AlfaPeople por permitirme crecer como profesional y como persona.